domingo, 27 de diciembre de 2009

Una carta vacía para Natalia.

Querida Natalia,
¿Sabes? Nunca he sabido que era sentir dolor. Nunca he tenido miedo de sentir nada en mí, ni siquiera soledad.
Me iba por las noches en busca de juerga, de una mujer que me hiciera estremecer en la cama, de cuatro o cinco cervezas, nada más. No pensaba en ti, y eso es lo que me ha hecho ser el padre que soy ahora. No puedo nombrarme. Solo puedo llorar y pedir perdón al cielo.
Perdón por estar vomitando en las calles cuando tenía que estar acunándote. Perdón por no haberme acordado de tus cumpleaños. Perdón por no haberte mirado nunca cuando me pedías respuestas.
Y ahora es cuando tengo miedo. Tengo miedo a lo desconocido. No sé que es lo que voy a sentir, si me va a doler, si te voy a echar de menos allí donde sea que me dirijo. Sé que te puedo contar esto, que cuando lo leas vas a saber por qué tu padre os abandonó, vas a entender por qué ya no regresó, y serás lo suficientemente mayor para comprenderlo y asimilarlo.
Cariño, no me tengas rencor. Ese tipo no era de fiar, pensé que todo seria una discusión, nada más. Yo solo creí hacer lo correcto, esa pistola estaba en el lugar equivocado. No soy una mala persona, sé que eres la única que no me va a juzgar.
Crece mucho y sé lo más feliz que puedas mi amor, mis ojos siempre estarán en ti, vigilando que no te pase nada malo,

tu padre que te quiere.

18 comentarios:

  1. Pobre Natalia, su padre intentaba hacer lo correcto a través de formas inadecuadas. Muás

    ResponderEliminar
  2. Pobre chica.
    Bueno, no siempre uno hace lo correcto, es común equivocarse.
    SMILEY :D

    ResponderEliminar
  3. Los padres que abandonan por la calle a niñas pequeñinas no son de fiar.
    Te lo digo yo que se de que me hablo.

    ResponderEliminar
  4. El de Zafón me lo leí hará dos años o así, pero gracias por la recomendación y el ¿hay alguien ahi fuera? me lo tendré que mirar, muchas gracias.

    Un beso y feliz navidad consumidora :)

    ResponderEliminar
  5. Pobre tocaya... O eso espero, quiero decir, que sea mi tocaya y esa carta no haya sido escrita para mi, porque ha habido momentos en los que lo he pensado, pero porque realmente estaba leyendo mi propia historia, porque no siempre las historias se quedan en las palabras superficiales.

    ResponderEliminar
  6. Todos intentamos hacer lo que creemos que es mejor. Nadie se merece ser juzgado por éso. Natalia seguro que lo entenderá cuando crezca y se convierta en una mujercita guapa y de ojos enormes. (Todas las Natalias tienen los ojos enormes)

    C:

    ResponderEliminar
  7. A veces las palabras llegan demasiado tarde.


    miauconpequitas

    ResponderEliminar
  8. Me entusiasma tu escritura.:)
    has echo de esta mañana , una pequeña sonrisa en mi cara.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  9. aquest m'agradat molt! a'poqe si :)

    ResponderEliminar
  10. En realidad, me da muchísima pena Natalia.
    Un beso. Adoro tu blog.
    Llevo varios días pasando por aquí pero no me atreví a comentar no sé muy bien por qué pero esta entrada me encantó!
    Te sigo :)

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Hay algo dentro de mí que cree que Natalia lo entenderá, aunque le costará hacerlo.
    Un beso :D

    Feliz año!

    ResponderEliminar
  13. No se trata de entender Si no de que sepa comprender, mas adelante lograra Saber ciertas cuestiones que le seran de utilidad en el futuro

    ResponderEliminar
  14. Increible.. :)
    Aunque creo esas palabras llegaron demasiado tarde.

    ResponderEliminar
  15. Escrito con toda la fuerza del universo

    ResponderEliminar
  16. ''Arrepentirse es tardar en rectificar''

    Pero todos cometemos errores.. y nunca sabemos cuando estamos preparados para solucionarlos.

    Un gran blog, te sigo ;)

    ResponderEliminar
  17. Llego ahora y tengo ganas d e quedarme aquí.



    MUA recién estrenados de un 2010.

    ResponderEliminar

Como en los viejos tiempos