martes, 20 de abril de 2010

El amor es cutre, ríete de eso.

Puntas abiertas y ojos gastados. No sabemos caminar sin esas palabras tan putas. Los clips del pelo se multiplican, qué raro: siempre los perdía por los suelos de parqué oscuro. Te dije que me llevaras contigo si te tenías que ir. Y no lo has hecho. Estoy a punto de caducar. Ahorro fuerzas para hacerme peinados bonitos y tú ni siquiera me miras. Me he prostituido tres veces en los últimos veinticuatro minutos y he hecho siete pasteles de chocolate (¿quién dijo que tal numero daba suerte?). Menudas pamplinas, dijo Homer Simpson. ¿Algún día te volverás cutre? ¿Te volverás de cara y me susurraras? Me echo de menos, pero más echo de menos quererte. Esto no es una carta de amor, no nos equivoquemos señores. Seamos realistas. Bromeemos. Lloremos. Leamos a Mortadelo y Filemón, imaginemos con la sirenita y la bella durmiente. Que se mueran los mediocres. Perdamos lo inconsciente. Bañémonos en azul. Qué guapo estás hoy, mi amor. Primavera ha llegado con fuerza, el calor se está comiendo las estrellas (y nadie lo sabe, es un secreto… lo hacen de noche). Las vacas se dan besos con los gatos, mientras se pintan las uñas en el tejado. Los colores pierden su esencia, los florecientes no sirven para estudiar, solo para jugar al corre-que-te-pillo. Tengo que decir algo y me da miedo. Creo que mi marido se está enamorando de mí. Hay problemas dentro de las lentejas. Tengo once hijos dentro de la barriga y uno se siente marginado. Menudos hijos de puta, los demás.

22 comentarios:

  1. Si, soy la de la foto del blog.
    Muchísimas gracias, me voy a poner colorada como sus pestañas. :D

    ResponderEliminar
  2. porque reirse de las cosas es uno de los mejores pasatiempos...
    prefiero preder lo consciente y volar en azul :)

    ResponderEliminar
  3. En algunas ocasiones es mejor guardarse los mimos para cuando nadie mire.
    El beso que le faltaba al texto te lo dejo aqui :)

    ResponderEliminar
  4. creo que es la quinta vez que lo leo... no me canso (aunque pueda ser pedante ;)) :)

    ResponderEliminar
  5. Un texto penetrante...

    Me encanta lo que haces!

    ResponderEliminar
  6. me extraño pero extraño más quererte. Que dilema eh.

    ResponderEliminar
  7. :) Precioso.
    Tienes razón. Qué le den al amor!
    Qué se mueran los feos:)

    ResponderEliminar
  8. Buenísimo, parece del género esperpéntico. Si fuese más triste se parecería al poema "Insomnio" de Dámaso Alonso.

    Iré al tejado a pintarme las uñas con los gatos que se besan con las vacas, a ver si allí arriba el viento se lleva hacia las estrellas ese amor cutre que rondó un tiempo por el aire y es hora de que se esfume ;)

    ResponderEliminar
  9. escribis muy bien, me encantaria que pudieras sacar libros, es un placer leerte, de verdad.
    Y como bien has dicho: Que se mueran los mediocres!

    ResponderEliminar
  10. y por fin has hecho boom! espero que el niño marginado salga el primero. muás

    ResponderEliminar
  11. v a y a. Woah.
    Alguien va a quedarse sin aliento.

    ResponderEliminar
  12. las lentejas siempre esconden problemas y los clips del pelo siempre se pierden.

    ResponderEliminar
  13. ¡Que nos muramos los mediocres!

    ResponderEliminar
  14. me ha gustado, mucho, me encantan las cosas "sin sentido" al menos, aparentemente :)

    ResponderEliminar
  15. Si pone preferentemente aguantará más de lo que dice la fecha de caducidad.


    sonrisa

    ResponderEliminar
  16. me gusta!!me gusta!! me gusta!!
    =)


    feel

    ResponderEliminar
  17. Creo que desafortunadamente todos acabamos siendo mediocres a la vuelta de la esquina, es una cuestión de tiempo. Ni el señor maravilloso que un día nos robó los suspiros se libra de convertirse en un ser odioso y un mediocre si el tiempo le da la oportunidad...creo que es el amor el que hace a las personas preciosas. Me gusta como escribes y me identifico con muchas cosas. Sigue escribiendo, sigue sientiendo.

    ResponderEliminar

Como en los viejos tiempos