martes, 26 de abril de 2011

Desde que te conocí


Creo que hace tiempo que morí. Muerta irremediable e irreparablemente. Difunta. Fallecida. Un cadáver en medio de flores silvestres. Eso explicaría el frío en todas partes. La piel se agrietaba y el helor se hacía cada vez más insoportable. Muy femenino todo, sí.


Deambulaba sin prisa, clavando los pasos en las aceras frías, mientras nadie se percataba de la ausencia que existía en el mundo. Todas las copas de los restaurantes rebosadas de problemas, los besos hechos sin ganas en medio del metro, los niños queriendo piruletas rojas y la decepción asomando en sus caras. Qué tristeza más grande.


En mis oídos sólo podía recibir el execrable fragor que procedía de los automóviles. La lobreguez y el silencio se habían apoderado del cosmos. No existía. Nada existía. Nadie existía. Ni yo, ni la vecina, ni el perro de mi prima. Todos estábamos muertos. Y yo más.


El cielo era el único que podía contemplar en qué nos habíamos convertido. Andantes sin destino, lluvia sin domicilio al que aposentarse, música creada para ser rota.


Pero… pero. Qué bonita es esta palabra. El sin embargo de los emperos más deseados.


Nací. Resucité de entre todos los libros mal leídos, de entre todas las sábanas mal planchadas, de entre todos los labios mal besados. Levanté la cabeza sin saber dónde estaba, sin saber siquiera que mis manos podían temblar otro día más.


Creo que nunca podré traducir lo que se siente. Es una infinidad de buenos momentos. El levantarse con la cabeza en un cojín arrugado de color blanco. El calor afilado agujereando las piernas desnudas. El mar y su pura contemplación. Las tulipas y el olor que desprenden todas y cada una de tus prendas. El chocolate recién hecho. Las bicicletas dormidas en medio de la playa, esperando que alguien las vuelva a despertar. Los portales de las casas medio abiertos. Sin miedo. La libertad. El agua cayendo a mil por hora. La noche combatiendo con el atardecer. El sentirte. Vigor. Y luego, la resurrección que padecí. Todo estaba. Está. Aunque el mundo decaiga.


No os preocupéis. Hay muerte antes de la vida.


28 comentarios:

  1. me dejas helada cuando escribes...uf.

    ResponderEliminar
  2. Sin palabras.
    He notado un frío inmenso al leerte, ojalá alguien me resucite antes de que me congele por completo.
    Un Beso :)

    ResponderEliminar
  3. Lo malo es que no haya vida después de la muerte.

    (un texto lleno de sentimientos. Precioso y lúgrube pero, aún así, lleno de esperanza)


    Una bolsita llena de sugus de manzana para ti.

    ResponderEliminar
  4. Pero, sin duda, de las más bonitas.

    ResponderEliminar
  5. pues para no saber cómo traducirlo, lo has hecho de puta madre

    ResponderEliminar
  6. (hacía mucho que un texto no me ponía los pelos de punta, gracias por escribir allí recordarme esa extraña -y maravillosa.- sensación)

    Crêpes.

    ResponderEliminar
  7. Exacto. La petite mort es una de ellas !!! (para mí la mejor!!)

    ResponderEliminar
  8. Me gusta, mucho.
    ''No os preocupéis. Hay muerte antes de la vida''.
    Freezed.

    ResponderEliminar
  9. Oh, que bonito!!!

    No he podido frenar la emocion y estoy llorando, aun mas te diria que tiemblo, de emocion tiemblo, lo siento no puedo seguir escribiend...

    ResponderEliminar
  10. em quede molt més tranquila, on anirem a parar!

    ResponderEliminar
  11. como el ave fenix que volvió de entre sus cenizas.

    ResponderEliminar
  12. Una última frase lapidaria que le levanta el día a cualquiera.

    ResponderEliminar
  13. Qué tristeza más grande.
    Oh, t'estimo.



    Valentina

    ResponderEliminar
  14. La última frase lo resume todo! un beso

    ResponderEliminar
  15. Empezé a leer la entrada y ya me estaba impresionando, pero es que al final no lo pude creer. Me encanta tu forma de escribir... es muy especial. Realmente, me dejaste sin palabras, te agradezco mucho mucho de que hayas echo tu blog, si no nunca hubiera conocido tu forma de escribir, tus textos diferentes. Me encantó tu blog.

    ResponderEliminar
  16. Bueno, tambien hay vida antes de la muerte, no?
    Y quizás después.
    :)

    ResponderEliminar
  17. JO-DER. Te he empezado a seguir por twiter luego me he pasado por aquí y créeme, ha valido la pena. Leyendo cosas como estas dan ganas de seguir escribiendo, mejorar mucho. Besos, te sigo.

    ResponderEliminar
  18. Pues para no saber traducir lo que se siente lo has hecho jodidamente bien.
    Da gusto leerte!

    ResponderEliminar
  19. volem més textossssss, ja!


    valentina

    ResponderEliminar
  20. Holaaaaaa me encanta tu bloggg :)
    Te sigo
    Este es el mio http://sasalacasitos.blogspot.com/
    Sigueme si quieres.

    ResponderEliminar
  21. "Hay muerte antes de la vida". FANTÀSTIC!

    ResponderEliminar

Como en los viejos tiempos