miércoles, 6 de octubre de 2010

Cotidianidades

Se sentía demasiado cansado. La fatiga le recorría cada parte de su cuerpo y el sueño le empezaba a molestar los párpados.

Ya no recordaba cuantas horas llevaba conduciendo y menos aún cuántas llevaba despierto. Se estaba haciendo de noche.

Paró en el semáforo con la intención de girar en dirección a su casa, pero en la acera deslumbró una señora que le hacía señas. “Mierda”, pensó. “Ahora tendré que pararme y vete a saber hasta dónde quiere que la lleve”.

El freno chirrió en la carretera y el taxista hizo ademán de bajarse, pero suspiró y no se movió de su asiento. En ese instante la señora acabó de colocar el equipaje en el maletero y se acomodó.

Él miró por el espejo, esperando que ella hablara. La tapicería olía a perfume caro.

-¿Dónde la llevo?

La anciana ladeó la cabeza hacia el cristal y con un aturdimiento muy singular pronunció el destino.

El viaje se hizo soportablemente llevable. Siete minutos de tránsito y uno de permanencia en los semáforos. No había mucha gente en las calles pero la cantidad de vehículos era considerable. El resultado de un invierno frío se podía mostrar en esas mismas carreteras.

-Ya hemos llegado –anunció.

Pero el rostro de su clienta se mostraba inactivo. Impasible, absorto quizá.

El taxista volvió a comunicarle que habían llegado a la calle citada, y que el precio a pagar era el que marcaba el taxímetro.

-¿Señora? ¿Le ocurre algo? –dijo con clara voz de impaciencia.

Y fue entonces cuando ella alzó un poco más la barbilla y dijo que tenía la sensación de haberse dejado algo. Pero no supo el qué, hasta pasados veintitrés segundos.

- Señor, tendrá que volver hasta dónde me recogió. Creo que nos hemos dejado a mi marido.




dos días, 18años

40 comentarios:

  1. Y ni siquiera en una gasolinera... xD

    ResponderEliminar
  2. mmmmm
    escucha Migala - Instrucciones para dar cuerda a un reloj

    vaya vaya

    ResponderEliminar
  3. xDDDDD Yo no sé si con esta entrada reírme o qué... xD!! Báh... ¡¡me parto!!
    Menuda señora...

    ResponderEliminar
  4. mmm...

    Coincido con el comentario anterior, me dió mucha risa!

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. A mí son los taxistas los que me ponen de los nervios.
    ¡Qué señora tan coñera! jaja

    ResponderEliminar
  6. Muy buena entrada. Y tantos años uno ya no registra ni al que tiene al lado. muy bueno. beso

    http://el-ser-bohemio.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado la entrada. Tenía días sin leerte :(

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Jaja. Me has pillado en babia. Mientras avanzaba la lectura pensaba en algo más dramático, incluso créi que a la mujer le había dado un soponcio. Pero mejor distraerse por el camino para dejarse sorprender por un remate genial.

    Pd.- encantada con tu recomendación, precisamente el año pasado leí la mecánica del corazón, lo devoré en una noche

    ResponderEliminar
  9. Buenísima tu entrada.Y curiosa.Mi compañero de coche y de curro me contaba el lunes que una vez dejó en tierra a su mujer y no se dio cuenta hasta pasada una hora.Creo que cambiaré y me iré sola en mi coche.Como lo has contado tú produce risa.En el caso de mi compi me dieron ganas de echar a llorar.Patético.

    ResponderEliminar
  10. Parece que la abuelita tiene principio de Alzheimer :(

    ResponderEliminar
  11. ¿Y si el marido esta montado en un taxi a la otra punta de la cuidad haciendo lo mismo?

    ResponderEliminar
  12. con tanto equipaje, siempre es normal olvidarse algo no? jajaja

    ResponderEliminar
  13. Se lo dejó adrede?? Yo la invitaba a cenar...

    ResponderEliminar
  14. Cuando se olvida a una persona de esa forma, puede parecer incluso gracioso...Lo malo es cuando ocurren casos como el conductor de una residencia de personas mayores, que se dejó a dos ancianos 14 horas en una furgoneta y murieron.

    Esperemos que casos como este no sean tan cotidianos :S

    ResponderEliminar
  15. Pobre taxista. Vamos, para estrenarse matando a alguien, ¿no? :P
    Muchos besos helados.

    ResponderEliminar
  16. en principio me he reído un poco... y luego me ha parecido amargo. Es buenísimo :)
    y Felicidades !

    ResponderEliminar
  17. tienes uno... dos premios en mi blog. No sé, por escritora de cosas que me gustan demasiado

    BESO

    ResponderEliminar
  18. Seguro que es de esas señoras que dan ganas de achuchar :D

    En mi blog tienes un regalito esperándote! Un beso!

    ResponderEliminar
  19. jajajaja
    bueno por lo menos después se dio cuenta. jajajaja

    ResponderEliminar
  20. la primera vez que leo el blog, muy bueno, saludos!! :)

    ResponderEliminar
  21. Pobre marido!
    A ver si van pronto a buscarle, no vaya a darle algo con tanto frío! Tienen que ser una pareja muy muy curiosa :)

    ResponderEliminar
  22. hoolaa,he visto tu blog y la verdad esque me a parecido muy interesante,asique si quieres pdmos segirnos! un besito

    ResponderEliminar
  23. pobre hombre!

    (el otro día pasé a dejarte el premio, pero ahora he podido leer esto bien)

    bonita.

    ResponderEliminar
  24. alguna gente es así, olvidable. qué se le va a hacer.




    (cosquillas
    en el pelo)

    ResponderEliminar
  25. quizá el marido y ella se encuentran ahora separados sufriendo viajes tediosos en taxis de universos paralelos. Mentes crípticas, cómo me gusta.
    Lots of hugs :)

    ResponderEliminar
  26. Me has hecho sonreir!! Genial la entrada ;)

    ResponderEliminar
  27. Que bueeen blog, no me había pasado nunca. Me gusta. Me gusta así que te sigo. Beso

    ResponderEliminar
  28. si, es verdad pero yo voy a tener mucha plata y gente va a limpiar mi casa :P
    (mentira, con mi sueldo no llego ni a hacer un viaje de 400 km. pero el destino a veces es generoso)
    al menos, me contento con tener una gran biblioteca, es todo lo que pido

    ResponderEliminar

Como en los viejos tiempos