martes, 12 de octubre de 2010

Después de

Después de morir, abrió los ojos. Las pinturas de su esposo seguían esparcidas por el suelo y el olor a odio seguía invadiendo la habitación.

Se levantó, buscando a tientas las paredes. Y mientras la realidad asomaba un poco por los grandes ventanales, se dio cuenta de que ésta no era su vida. No era a ella a quién le tocaba vivir ese momento.

¿Se había equivocado al tomarse las pastillas? Quizá fue esa vez que quiso tirarse sin paracaídas por el Everest. O tal vez había calculado mal la alargada de la cuerda en aquella ocasión. Demasiados intentos.

Eso ya daba igual. Había muerto tantas veces que no se acordaba de cuales habían sido las verdaderas y cuales habían sido un fracaso.

Lo único que seguía desempeñando alguna función en su interior era el recuerdo. El recuerdo de la piel de su marido rozando las puntas del diario. El recuerdo de sus ojos desnudándola. El recuerdo de esa voz contando hasta cien todas las veces que se enfadaban.

Su recuerdo le engullía entera. Lo demás ya no le pertenecía. Todos los fallecimientos habían carecido de importancia. Sólo el día que él se olvidó de ella le había dolido de verdad.

Y medio siglo después, seguía aquí, enviando señales a un más-allá que ni siquiera sabia si existía.

La muerte se había olvidado de ella, y sólo podía escuchar esa voz que decía

Se está haciendo tarde.

42 comentarios:

  1. muchas veces parece que morimos para volver a renacer... hasta que llega la definitiva, y quién sabe lo que ocurre después

    ResponderEliminar
  2. jugar al Geo Challenge te inspira eh! jajajaja

    ResponderEliminar
  3. Pues después de este texto se encuentra un yo llorando :')

    ResponderEliminar
  4. Que buen texto,
    se me han empañado los ojos
    (:

    ResponderEliminar
  5. uf... me sabe tanto a ausencia este texto :( Le echa de menos verdad? No se ha cansado ya de morir tantas veces?

    Muac.

    ResponderEliminar
  6. el recuerdo a veces es tan cabrón que deseamos morir de una vez por todas a toda costa... es así. Pero me gusta tener un punto de positividad y pensar que un recuerdo también te puede hacer sonreir, y tirar de tí hasta que respires por tí mismx.

    Eres grande

    ResponderEliminar
  7. Los recuerdos le han privado de la única paz verdadera. Un texto precioso.

    Muáh :]

    ResponderEliminar
  8. Supongo que el olvido debe de ser una de las peores muertes, borrar tu nombre de la mente de alguien suena horrible.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  9. Me recuerda a la película "El diario de Noa"... Kisses!

    ResponderEliminar
  10. Wow, creo que lo que más me ha impactado es la primera frase: "Después de morir, abrió los ojos"

    ResponderEliminar
  11. "Se está haciendo cada vez más tarde", es un libro. Pensé que lo ponías porque lo habías leído ^^

    ResponderEliminar
  12. Nunca hay que rendirse, hasta en los peores momentos, en el límite, optimismo :)
    Buceo por el Everest y el Kilimanjaro a 267 metros de altitud.

    (un abrazito de
    buenas noches)

    ResponderEliminar
  13. No es lo mismo "atardecer" que "ocaso"

    ResponderEliminar
  14. Debería quererse más, y no dejar que los recuerdos la martiricen :)

    ResponderEliminar
  15. La muerte se había olvidado de ella, y sólo podía escuchar esa voz que decía
    Se está haciendo tarde.

    IMPRESIONANTE

    ResponderEliminar
  16. Con los ojos llorosos y los pelos de punta.
    Gracias por unos textos como estos. Desde este momento tienes una nueva seguidora.
    Buen día :)

    ResponderEliminar
  17. Cuanta ausencia cabe en estas palabras :(
    No soporto el saber que alguien que quiero se ha ido y no volverá.
    Precioso, como siempre!

    ResponderEliminar
  18. buff, me dejas más veces sin palabras... :)

    ResponderEliminar
  19. Quiza no esta tan muerta como ella cree, quiza pueda intentar un suicido invertido :)

    ResponderEliminar
  20. Tuve una revelación: debo pinchar en "seguir" , hahaha . SALUDOS:

    ResponderEliminar
  21. ya lo decía Neruda... "es tan corto el amor, y es tan largo el olvido".

    ay :)

    ResponderEliminar
  22. mmm...realmente las personas se mueren del todo?
    vayase usted a saber señorita enrojecida...!:)
    muá

    ResponderEliminar
  23. Me ha encantado esta entrada.Me gusta las cosas que cuentas.Tienen para horas y horas frente a un café.Interesante hasta decir basta este espacio tuyo.Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Textos interesantes de medidas humanas :)Tengo que probarlo un día..

    ResponderEliminar
  25. Algunos dicen: "¡La vida! ¿Qué es la vida? ¡La vida es muerte!"

    ResponderEliminar
  26. Al menos tiene vida en el recuerdo que mucha gente no tiene ni de eso :/

    ResponderEliminar
  27. ¡Sorprendente! El olvido siempre dolerá.
    muá :)

    ResponderEliminar
  28. "Había muerto tantas veces que no se acordaba de cuales habían sido las verdaderas y cuales habían sido un fracaso."

    Lo bueeno de morir, es saber que hay algo (no importa las creencias), después.

    ResponderEliminar
  29. Encantador blgo el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Hola bello blogg, preciosas entradas, te encontré en un blogg común, si te gusta la poesía te invito almio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    muchas gracias, buen domingo,besos.

    ResponderEliminar

Como en los viejos tiempos