miércoles, 5 de enero de 2011

Voy a contarte un cuento de buenas noches. Es precioso imaginarte escuchando.

Creo que fue así.

Se levantó sin tocar nada y mientras se dirigía a la cocina empezó a oírla. Eran unos sollozos apagados, como una variedad de pájaros murmurando el abecedario.

Entonces la vio. Recostada en el sofá, entre las mantas más calientes que habían comprado el invierno pasado. Su pelo alborotado le caía por los hombros, las manos finas y rosáceas le tapaban el rostro.

- ¿Por qué lloras? –se atrevió a preguntar con sumo miedo en todas y cada una de sus palabras.

Ella levantó la cabeza. El rimel se le había corrido.

- Por ti.

Se detuvo para coger más oxígeno y volvió a hablar.

–Lloro por ti, imbécil. Parece mentira que no sientas nada, que estés tan tranquilo.

El comedor olía a jazmín y a café recién hecho. Cualquiera que hubiera visto la escena se hubiera dado cuenta de que era una discusión de pareja. Él, apoyado en la puerta, sin moverse. Ella, llorando desconsoladamente sobre el sofá. Fin de la historia. Adiós. Nuevos amores, nueva vida, borrón y cuenta nueva que se suele decir.

Pero esto no. Esto era diferente. Ella prosiguió.

- Ya hace dos meses y seis días que no tocas el agua. Sólo bebes leche y demás refrescos basura de esos. No te duchas como la gente normal, y ese pañuelo que llevas en el pelo no te tapa la porquería.

Silencio. Él estuvo a punto de quitarse la prenda que ya había adoptado forma en su cabeza, pero desistió y continuó escuchando.

- Los días de lluvia estás triste y los días de sol son raros de esta manera. Llevo tiempo preguntándome qué tipo de castigo es este de no poder tocar el agua y aún no lo entiendo, ¿pero sabes qué? Da igual. Me da igual ya. Tú estás tan tranquilo… aquí, en casa, sentado. Puedes morir en cualquier momento, y no haces nada al respecto… Y yo no puedo más. Te quiero tanto que incluso…

Y antes de que acabara, él se sentó a su lado y la besó. Nunca antes de esa manera. Con los ojos cerrados, con sus manos en sus manos, con su aire en su garganta. Y de repente notó el sabor de sus lágrimas. El agua deslizándose en su paladar.

Sí. Fue así. Todo acabó de la misma manera que empezó.

53 comentarios:

  1. Agua.
    Y la historia mola más cuando ya te metes en la cuestión.
    Hacía tiempo que no te leía. Me pregunto por qué.

    ResponderEliminar
  2. "...que todo en la vida es sueño, y los sueños, sueños son..."

    ResponderEliminar
  3. Así como empezo... Encantador, toda la historia es encantadora, no hubiera podido tener un mejor final.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Uff, hacia mucho que no me pasaba por aquí. Se echaba de menos leer este tipo de textos tan geniales (y tan tuyos)

    Crêpes
    envueltos.
    (ysonrisasgrandes)

    ResponderEliminar
  5. Madre mía, que bonito. Él debería besarle de esa manera más de vez en cuando :)

    ResponderEliminar
  6. Impactante, y como siempre, sin palabras chica.
    Es precioso, indiscutible.
    muá

    ResponderEliminar
  7. Tu comentario ha bastado para llenarme la semana.

    ResponderEliminar
  8. Me encanto el texto, te felicito, es muy real :)
    Que andes bien, besos!

    ResponderEliminar
  9. Es tan genial. Esto sirve para que la gente vea que las lágrimas no son tan malas sí las mezclas con besos:)
    Un abrazo igual de grande que tu historia (enorme)

    ResponderEliminar
  10. Todo acaba de la misma manera que empieza, una y otra vez.

    (Tú siempre serás negra en mi mente xD)

    ResponderEliminar
  11. muchas gracias por pasarte :) . A mi tbb me encantó tu historia! un besito

    ResponderEliminar
  12. El texto es genial, no, lo siguiente!
    :)

    ResponderEliminar
  13. muchas gracias por tu comentario :))) tus historias son geniales :)) me encantan :))) biquiñosssss :))))

    ResponderEliminar
  14. Lo más bonito es sumergirse como si fueras uno de los personajes; ahí, es cuando todo tiene su sentido.
    Buceo por tu blog.

    Abrazos melburnianos.

    ResponderEliminar
  15. Como siemrpe textos hermosos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Ufff, me ha encantado tia, muchísimo!

    ResponderEliminar
  17. Muy buena la historia con un final redondito.
    Un gusto leerte
    abrazo

    ResponderEliminar
  18. me encantan las historias con lluvia.
    es como... morir de bonito que es todo.

    :)

    ResponderEliminar
  19. bonita entrada! voy a seguir cotilleando, pero antes de despedirme quería invitarte a mi baúl,por si quieres compartir algún sueño con todos los amigos de Coquette.
    te esperamos!
    hasta pronto =)

    ResponderEliminar
  20. A veces un beso lo cura todo.


    Una bolsita llena de sugus de cereza.

    ResponderEliminar
  21. Entrañable, hondo...Con esete cuento...un escalofrío.Besoss

    ResponderEliminar
  22. Pues fíjate que a mí los días de lluvia hacen que me sienta bien, y no sé por qué.
    Nunca supe discernir muy bien entre los principios y los finales, y es que a veces se parecen tanto...

    ResponderEliminar
  23. los límites desatan la pasión :)

    ResponderEliminar
  24. es genial la historia, muy pasional como dice Duna!:)
    muuahh

    ResponderEliminar
  25. seguro que fue un beso precioso precioso

    ResponderEliminar
  26. jo... ese beso (o mejor dicho: esa manera de contar ese beso) me deja sin palabras...
    que me encanta!

    ResponderEliminar
  27. Como han dicho TODOS los hombres a través de la historia a lo largo de los siglos...¡¡¡quién entiende a las mujeres...!!!

    ResponderEliminar
  28. Un olor para cada escena.
    Un beso salado para calmar tanto dulzura en el amor.

    ResponderEliminar
  29. Els contes, a cau d'orella, molt millor!

    ResponderEliminar
  30. y en ese beso, volvió también a tocar el agua de esas lágrimas. Hermoso oso so(:

    ResponderEliminar
  31. no siempre los sueños sueños son
    :) bonito blog
    te sigo

    ResponderEliminar
  32. Y si me gustó como empezaba, más aún como ha acabado. Necesito leer más entradas como esta. Saludos!

    ResponderEliminar
  33. A veces solo se busca un hombre donde llorar, un pañuelo donde aliviar alguna pena...

    Es muy bonito.

    un saludo.

    ResponderEliminar
  34. un beso puede hacer que lo olvidemos todo.

    ResponderEliminar
  35. me gustan los besos de: nunca me había besado de esa forma :)

    ResponderEliminar
  36. Tienes una sorpresita en mi blog!
    Pásateeeeeeeeeeeeee , muá!

    ResponderEliminar
  37. Debería pasarme por aquí más a menudo :D

    ResponderEliminar
  38. mo-mo-mo-monina!


    valentina.

    ResponderEliminar
  39. Un placer leer tu blog. Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. que incrrrrreíble todo lo que escribes
    da gusto leer tu blog, te sigo

    ResponderEliminar
  41. Tienes un regalito en mi blog:) muakk!

    ResponderEliminar
  42. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  43. Hola enrojecerse.
    Quería decirte que me gustó tu manera de escribir, aunque te sigo desde hace poco. ¿Sabes? Te admiro. Y no por lo que eres, pues no lo sé, si no por lo que cuentas, escribes y narras.
    No dejes que otros intenen moldear ni transformar nada, que tus textos NO ADMITEN MOLDEACIÓN NI TRANSOFRMACIÓN ninguna, sencillamente porque son perfectos.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Como en los viejos tiempos